¿CÓMO SE HACE LA CAIPIRIÑA CASERA?

caipiriña-casera-paso-a-paso

Vamos a aprender a hacer la mejor caipiriña casera paso a paso. Este cóctel arregla una fiesta. Prometido. Prepara hielo, que la noche se va a hacer larga con estos tragos.

  • Dificultad: Podrás hacer más cuando lleves cinco, imagínate.
  • Duración: 5 minutos

Ingredientes

  • Ron o cachaza
  • Lima
  • Azúcar moreno
  • Hielo picado

La mejor receta de caipiriña del mundo. Te prometo que esta a la altura del Flameado de Moe. Este cóctel es para que te luzcas, ‘principianter’.

Esta bebida proviene de Brasil, la utilizan para bajar el calorsito de la samba en las noches de Copacabana. Te va a servir para salvar las noches de verano con los amigos. Vamos a ello.

PREPARACIÓN DE LA BASE DE LA CAIPIRIÑA

Coge un buen vaso sidrero, aquí te expliqué porqué utilizamos este. Lo primero que vas a hacer es echar una buena cucharada sopera de azúcar. La receta es bastante ácida, así que no te cortes con el dulce, ‘principianter’.

Ya sabes que puedes utilizar el azúcar que tengas a mano. No voy a hacer que te saltes el confinamiento para ir a por azúcar moreno. Sin embargo, este azúcar te va a dar un sabor más natural y algo más de textura que el azúcar blanco, que solo te va a dar dulzor.

Corta una lima en 4 partes y ponlas en el vaso. Con la ayuda de un mazo de mortero, o cualquier cosa que te sirva para aplastar, aprieta bien las limas contra el fondo del vaso para exprimir bien el zumo.

Ya sabes que la parte más pegada a la piel es demasiado amarga, te lo comenté aquí. Así que evita llegar hasta el final de la lima.

Mezcla bien el azúcar con el zumo y deja las limas en el fondo del vaso. Esta es la base para que vayas preparando la fiesta, ‘principianter’. A partir de aquí viene la mejor parte.

TERMINAR LA CAIPIRIÑA

Hasta aquí, deberías tener una hilera de vasos llenos de azúcar y lima; y a tus amigos con la boca hecha agua. Ahora viene la parte que más te gusta.

Llena el vaso hasta arriba de hielo picado. Lo de siempre: “Pablo, ¿puedo utilizar hielo en cubos?”. Dice mucho de ti el cariño que le pones a algo que va a ser para tu gente. Tú sabrás.

Mezcla bien los hielos con la mezcla anterior. Ya te la sabes, te aconsejo introducir la cuchara por un lateral y mover en dirección a las agujas del reloj, vas a ver como los hielos se mueven casi solos.

Ahora viene la parte alcohólica. Ya me conoces, no te voy a dar medidas. Mi consejo es que eches la misma proporción de lima que de alcohol pero siempre al gusto y al aguante.

La receta tradicional se prepara con cachaza, un destilado brasileño muy parecido al ron. Digamos que uno se prepara con la melaza y otro con la caña del azúcar. La cachaza le va a dar un toque más especial pero, si prefieres usar ron, te recomiendo ron blanco.

Ya solo te queda mezclarlo todo bien con una cuchara y a disfrutar. Ya te la sabes, ‘principianter’; déjate un buen me gusta y suscríbete aquí abajo a tu revista de cocina preferida.

EL MEJOR MOJITO DE 2020

receta-mojito-2020

La mejor receta de mojito para el verano 2020. Se acerca la época de playita y parece que nos van a dejar sin chiringuitos donde tomar un buen cóctel. Así que hoy vamos a aprender a hacer nuestros propios mojitos de ‘principianters’.

  • Dificultad: Homer hizo su propia cerveza, no pongas escusas
  • Duración: 5 minutos

Ingredientes

  • Ron
  • Azúcar
  • Hierbabuena
  • Lima
  • Gaseosa

Cómo hacer mojito en casa. Llega el calor y los ‘principianters’ sois gente con sed. Así que no pienso defraudaros. El ingrediente principal de este receta cubana es el ron pero, por favor, guarda el Yacaré para cuando te visite tu cuñado. El mojito de verdad se hace con  ron blanco.

El día que me patrocinen os diré cual es el mejor ron para esta receta, mientras tanto centraros en usar ron blanco. Esta receta lleva mucha azúcar y este tipo de alcohol es menos dulce que el ron añejo al que estamos acostumbrados, por lo que el balance será más adecuado. Si sois muy golosos podéis utilizar el ron añejo pero no lo recomiendo.

Preparación del mojito

Como ‘principianters’ que somos vamos a mantener la receta lo más sencilla posible. Si estas embarazada no te aconsejo tomar este mojito pero, si quieres intentar estarlo, este mojito sube unos calores muy agradables. Ya tu sabes.

Comenzaremos echando unas 10 hojas de hierbabuena en un vaso sidrero, el típico vaso grande en el que se sirven las copas. Como con las formas de la pasta, cada tipo de vaso tiene un porqué y sirve para una cóctel o combinado distinto. Dejadme en los comentarios si queréis que os cuente para que sirve cada vaso.

Con un mazo de mortero, o cualquier otro utensilio parecido, aplasta ligeramente la hierbabuena para que suelte todo su aroma. Te recomiendo arrancar directamente la hoja del tallo intentando no romperla. No pasa nada por aplastarla pero, si rompes la hoja, desprenderá cierto sabor amargo.

Echa dos cucharaditas de azúcar. Hay muchas discusiones sobre si usar azúcar moreno o azúcar blanco. Ya sabéis que los ‘principiantes’ nos dedicamos a cocinar y no a discutir. Así que si tienes azúcar moreno te aportará un sabor más natural y al beberlo encontrarás cierta textura. Si no lo tienes, ni se te ocurra comprarlo, tira del que usas para echarle al café de las resacas.

Echa el zumo de una lima entera. Corta la lima en cuatro partes para poder extraer todo el jugo pero, una vez que tengas que apretar demasiado para extraer el zumo, deja de apretar. El jugo que se encuentra en las partes más pegadas a la piel es demasiado amargo.

Una vez que tengas en el vaso la hierbabuena, el azúcar y la lima tendrás el cielo en tus manos. Para los ‘principianters’ más ‘alegres’, esta base queda bien con casi cualquier licor. Os prometo que habéis descubierto América.

Con una cuchara, mezcla bien estos tres ingredientes hasta que notes que el azúcar pierde parte de su consistencia; esto se debe al ácido de la lima.

Terminar el mojito

Hasta aquí, tus invitados ya pensarán que por fin sabes cómo hacer algo interesante en tu vida. Eso es lo que buscamos, mis queridos ‘principiantes’. Así que solo te queda terminar el mojito.

Echa hielo picado hasta llenar el vaso. “Pablo, ¿puedo usar hielo en cubos?” Si, pero no seas tan cutre; ya has ahorrado en el azúcar. Con una cuchara pequeña y alargada, o con cualquier otro utensilio que tengas por tu casa (que nada te pare, ‘principianter’), mezcla bien los hielos con la mezcla anterior. Te aconsejo introducir la cuchara por un lateral y mover en dirección a las agujas del reloj, vas a ver como los hielos se mueven casi solos.

Ahora viene el momento que estabas esperando. Echa el ron. No me atrevo a decirte una cantidad exacta porque nadie tiene un mismo gusto para las copas. No obstante, si quieres un sabor equilibrado te recomiendo echar solo un tercio del vaso.

Ya sabéis que me niego a decir nombres de marcas. El día que las diga es porque me estarán pagando por ello y espero que os alegréis por mí, mis ‘principianters’. Así que te diré que llenes el vaso con cualquier gaseosa. Sin embargo, la que mejor le queda es esa con sabor a limón. Ya sabes, la del siete arriba…

Echa otras diez hojas de hierbabuena y mezcla bien todo el combinado con una cucharilla, y lo tendrás listo para volverte loco. Recuerda que un buen mojito es el mejor preludio de casi todo lo que pueda pasar por la noche. Si quieres puedes decorarlo con un trozo de la piel de la lima y con un poco más de hierbabuena por encima. Un abrazo, ‘principianters’. Ya sabéis, dejad un ‘me gusta’ por ahí abajo y suscribíos para más recetas. ¡Pasad buena noche con esos mojitos!